Rise of the Runelords

Cielo de Piedra

Con la preocupante información de que el Juez Ironbriar estaba involucrado en los asesinatos. El grupo fue a consultar a una de las antiguas amigas de Marilis en la ciudad, Asmodia Krumpt. Esta escuchó con gran interés el relato de la investigación de las Buscadoras en la ciudad.

Ni corta ni perezosa, las puso en contacto con la capitana de la guardia Acacia Uriana. Despues de un interrogatorio mas o menos rapido. Las puso en arresto a la espera de confirmar su historia (Mediante una zona de verdad lanzada por clerigos de Adabar, para no involucrar mas a la iglesia de Iomedae). Y examinar el molino con mas detalle (Ya con anterioridad se habian podido encontrar pruebas como un alijo de dinero y joyas, libros extraños. Incluyendo un diario escrito en clave y unos cuervos mensajeros.

Sairoth intentó hablar con el cadaver del corrupto juez. Pero su espiritú estaba mas allá de toda comunicación. El interrogatorio de uno de los sicarios fue igualmente frustrante y poco informativo.

Una vez confirmada la inocencia de nuestras heroinas. Acacia les señaló la posibilidad de seguir a los cuervos mensajeros a donde sea que enviaran los mensajes. Dalarien se transformó en pajaro siguiendo al cuervo hacia una de las zonas de la ciudad, bajopuente.

Bajopuente es una zona de la ciudad situada bajo un colosal puente derribado, contruido durante la epoca de la antigua Thasilonia. Debido a su emplazamiento, siempre se halla en eterna penumbra y es un gran foco de criminalidad dentro de la ciudad.

En la parte mas alta de una torre de reloj en ruinas, bajo la mirada decadente de un angel de piedra de facciones casi inexistentes. Algo se agitó en lo que parecia ser un nido de sedas, telas y lujo. Una criatura reptiliana y enorme, con el torso de una mujer y la parte inferior de una serpiente. El cuervo, que no portaba ningun mensaje, fue a parar a las fauces de la criatura. Temiendo un destino similar Dalarien se marchó a informar.

A pesar de la preocupante información, el grupo esperó en el molino haciendo guardia a ver si algun culta habia sobrevivido y no se habia enterado de la caida del culto. No solo no hubo suerte, sino que también en el barrio de los templos se produjo otra victima. Brutalmente mutilada bajo las narices de la guardia de la ciudad.

Visto que habia un foco de iniquidad que limpiar. Las buscadoras entraron en la torre, lo primero que encontraron fue una forma grotesca, mezcla de carne necrotizada de animal y hombre, y con la forma de un espantapajaros, una leyenda local. Que fue facilmente sometida bajo la mano de Marilis, que fue bendecida por una temporal bendición de Iomedae.

Subiendo una empinada escalera una de las hasta ahora silenciosas campanas de bronce empezó a sonar por que se precipitó hacia Sairoth a una velocidad endiablada. Golpeandola y derribandola de la escalera, golpeandose mortalmente en la cabeza. Solo la salvó de la muerte la rapida intervención de los poderes sagrados del Buscador de Golarion, Dante.

Arriba pudieron encontrar, un grupo de criaturas metamorficas que habian asumido la apariencia de guardias de Magnimar, aunque presentaron dura batalla no fueron una resistencia digna de mención.

En la parte superior de la torre, bajo un cielo de piedra que ocultaba una feroz tormenta. El grupo se encontró con… un nido vacio.

No siendo tan confiadas como la criatura parecia creer, el grupo esperó. Acto seguido una esplosión de humo purpura apareció debajo del puente. Una criatura parecida a un asqueroso buitre humanoide, un Demonio.

Coreen intentó derribarlo sin mucha confianza, no solo se sorprendió de haberle dado, sino que e sorprendió que su flecha pareciera atravesarlo obviamente era una ilusión y asi lo gritó… Justo antes de que un par de ascuas esmeralda se dirigieran hacia ella lanzandole rayos de energia y fallandole por poco. Inmediatamente despues, la criatura portando una lanza enorme, derribó a Dalaniel (Que estaba en forma de oso) y se dispuso a hacer lo mismo con Sairoth (Que le disipó parte de su magia protectora). Mientras tanto los combatientes del brupo se lanzaron a intentar domeñar a la Lamia Mayor. A pesar de que tuvieron exito en dañarla gracias a su imperfecta defensa, se puso a volar magicamente sobre las heroinas. Lanzando rayos de fuego, Marilis y Sairoth fueron manteniendo al grupo entero a base de poderes sagrados mientras el grupo pasaba a lanzarles flechas (Curiosamente quien mejor lo hizo fue Rima, que aunque su lengua no siempre sea certera, su arco haria morir de envidia a un elfo). En determinado momento, ya fuera por aburrimiento ya fuera por un daño real. La lamia lanzó un conjuro de puerta dimensional que la colocó fuera del alcance de las buscadoras.

O eso pensó ella, transportada a la calle, conde se creia segura (Y lo hubiese estado de no ser avistada por Marilis), una flecha de Marilis lanzada a una distancia no corta e impregnada con la ira de Iomedae, derribó a la hermosa y repentente bestia

Comments

Turbiales

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.