Rise of the Runelords

Las Montañas tienen ojos

Una vez derrotada a la Lamia matriarca, nuestras heroínas fueron agasajadas por la ciudad de Magnimar con un estipendio de 6000 piezas de oro. Una de las futuras victimas iba a ser el alcalde de Magnimar.

Tras unas semanas disfrutando de la fama, las compañeras fueron llamadas a presencia del alcalde que les propuso un trabajo simple: La comunicación con el Fuerte Raddick (Uno de los puestos de vigilancia del altiplando de Storbal), no habia dado noticias desde hacia algun tiempo. Por las molestias les pagarian 300 po, una cantidad mas que generosa por decir “hola”.

Mientras se preparaban para el viaje. Una antigua conocida del grupo y sobre todo de las hermanas semielfas hizo su aparición Shalelu Andosana, una antigua conocida que pidió poder acompañar a las compañeras en esta rutinaria aventura.

Cuando llegaban a las proximidades de fuerte Raddick uno de los ultimos altos en el camino fue en el pueblo ribereño de Caparazón, un lugar donde los motivos tortuguescos estaban a la orden del dia. Cuando cenaban en la taberna “Panza Arriba” las compañeras percibieron algo que las puso en alerta: Algunos de los aldeanos tenian tatuajes con una forma ya una forma terriblemente familiar, la de la Runa Sihedron.

Con algo de convicción aplicada por Coreen, uno de los aldenos confesó que era una marca de “Cliente Habitual” de un barco de juego y vicio llamado “Paraiso”. Lamentablemente se hundió hace un par de semanas en el rio, una autentica tragedia.

Con esta inquietante información las compañeras partieron hacia Fuerte Raddick, sin embargo el grito de dolor de un animal en la lejanía les hizo apartarse del camino. Un Tejón enorme estaba siendo cazado por una jauria de perros y un humano espantosamente deforme. Una vez salvado el tejón de la jauria y la trampa para osos donde habia caído.

El tejón a pesar de las heridas iba insistiendo en que las compañeras las acompañaran. A pesar de los esfuerzos de Shalelu y Dalarien por intentar comunicarse, prefirieron dejar la comunicación para luego visto el sentimiento de urgencia que embargaba al animal. El cual les condujo a una granja lobrega, y en estado de semiruina.

De los horrores que encontraron en su interior hablaré poco. Pero cabe decir que estaba habitada por humanos infectados por sangre de ogro, portadores de horribles mutaciones y dados al incesto y la antropofagia. La madre de esta horrenda familia era un espanto adiposo y atendida en todas sus necesidades por algunos de sus hijos/esposos muertos. La casa estaba atestada de trampas y algunos horrores secretos y depravaciones que es mejor que el mundo olvide.

En el granero, inconscientes por la tortura y el horror (Y guardados por una espantosa araña). Estaban tres de los guardias de Fuerte Raddick pertenecientes al grupo de las Flechas Negras. Uno de ellos era Jakardros Sovark, que dió una escena de emotividad al reconocer a Shalelu, su ahijada. Los otros dos prisioneros eran Vale Temros, ingeniero del fuerte, y Kaven Windstrike uno de los exploradores.

La orden, les informaron los flechas negras, estaba destruida. El fuerte Raddick habia sido tomado por un poderoso grupo de ogros llamados los Kreeg que ya infestaron las montañas garfio en el pasado y han vuelto para vengarse. Cuando las compañeras plantaron a Jakardros la posibilidad de retomar el fuerte. Un brillo de esperanza abandonada pudo verse en sus ojos y ofreció sus armas y las de sus hombres para retomar el Fuerte.

La reconquista del Fuerte Raddick habia empezado.

Comments

Turbiales

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.