Rise of the Runelords

El Escriba

Una vez derrotado Mokmurian. Las compañeras, algunas muy cambiadas por la experiencia y otras nerviosas por su futura maternidad. Afrontaron la tarea de volver a puntarena a informar de las buenas nuevas y disfrutar de la hospitalidad del lugar.

Sin embargo, parece que no todo estaba en calma. En su ausencia, un terremoto sacudió el pueblo (Curiosamente al mismo tiempo que derrotaron a mokmurien), parte de los barracones de la guardia se habian derrumbado y una grieta de donde salian terribles sonidos habia permanecido en su lugar.

Unos cuantos de los guardias habian sido despachados para investigar. Ninguno regresó.

Tomandose como su deber el explorar el lugar, descendieron descubriendo parte de un complejo Thasilonico que parecia relacionado con el que habia debajo de la fundición de cristal. Una voz invisible les saludó en gigante mas allá de una innatural niebla y les empezó a hacer preguntas del mundo de arriba. Se presentó como el escriba, y era un adorador de lamashtu. Fue bastante vago en sus respuestas. Cuando la conversación se hizó menos interesante “desapareció” dejando tras de si un laberinto confuso (Con varios conjuros de defensa) y algunos servidores demoniacos. El Escriba pudo esconderse pero no escapar a las buscadoras que lo encontraron junto con los restos de uno de los guardias al que habia interrogado para informarse de lo que habia sucedido en los 10.000 años desde la caida del imperio.

Las buscadoras encontraron información que hacia referencia a “La forja de runas” y a un “Traidor” que habia vivido en la zona de puntarena y tenia la llave de ese mistico lugar. Juntando dos y dos, consiguieron el emplazamiento de la forja y el metodo de abrir ese lugar de saber y de poder.

Su viaje acabó en una montaña helada conocido como Rimacraneo, un lugar donde habia 7 estatuas una por cada uno de los señores de las runas. Usando un conjuro de cada uno de los pecados, aparecieron 7 llaves y un dragón blanco que les vino a atacar. Las buscadoras desesperaron al ver que era un dragon anciano y poderoso pero parece que la prudencia de la edad habia hecho mella en el, ya que al ver que rima volaba decidió volver a su cubil… justo donde las buscadoras debian ir.

En la subida de la montaña encontaron poca resistencia por parte de un par de enormes elementales de piedra. Pero uno de ellos consiguió romper la lanza de Rima, una gran perdida para tan brava guerrera.

El cubil del dragon se encontraba en un enorme pozo de 500 pies de profundidad pero con prudencia y grandes poderes arcanos (Y muchos usos de un objeto de la antigua thasilonia) consiguieron descender con garantias y asediar al dragón que opuso resistencia brava, pero inutil.

Las buscadoras encontraron junto a su tesoro, un enorme pilar de piedra rodeado de otros pilares de igual tamaño. 7 en total.

Comments

Turbiales

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.