Rise of the Runelords

Pantano de Oscuridad

Habiendo vencido la amenaza de una monstruosa riada. Las buscadoras no pudieron estarse ociosas durante mucho tiempo. Al cabo de unas semanas, Fuerte Raddick “sufrio” la visita de un huesped inesperado, un pixie que, lloroso anunció al grupo que su “señora y ama” estaba muy enferma.

Con los conocimientos de hadas de la Dalaniel y los rumores de desapariciones en los pantanos cercanos. Las buscadoras pudieron deducir que una poderosa señora faerica habia sido corrompida de alguna manera y estaba causando un caos indeseable. Tarea mas que apropiada para las defensoras del orden en la frontera.

Entrar en la extensión pantanosa no fue gran problema, a pesar de las fantasmales apariciones y los amenazadores y retorcidos arboles que pudieron contemplar. Sin embargo, cuando llegaron al estanque de la dama las buscadoras se vieron cegadas por una visión antaño angelical y que ahora era un despojo horripliante, fantasmal y desmenbrado del fantasma de una ninfa.

La ninfa gimoteante y exudando un odio preternatural, les ordenó a las buscadoras (Que estaban literalmente a su merced) que recuperaran el cadaver de su amado: Lamatar, el antiguo comandante del fuerte Raddick, cuyo cadaver habia sido profanado de manera vil y transportado al cubil de los malignos ogros del clan Kreeg.

Asaltar la fortaleza del clan Kreeg fue casi un juego de niños… o lo hubiese sido de nos ser por la presencia allí de gigantes de la piedra. Uno de ellos, un poderoso nigromante consiguió matar a Lady Marilis de un terrible golpe de martillo.

Lo cual significó que un grupo mermado se enfrentó a las concubinas de Jaagrath Kreeg, 3 sagas horrendas cuyo reciente juguete era el cadaver, animado y putrefacto de Lamatar. Sin embargo el poder terrible del circulo de sagas fue anulado justo a tiempo por Dante el hechiceor que tenia guardado un as en la manga en forma de pergamino de detener monstruo. Con el circulo roto no fue gran cosa acabar con las desconcertadas sagas y su lacayo.

La reina del pantano reencarnó a Lamatar, abrazando ella el destino que le aguardaba en los planos superiores. El pantano pasó a tener un nuevo protector (En este caso,elfo). Y Marilis fue resucitada en Korvosa, que disfrutaba de los ultimos dias de paz antes de la tempestad.

Comments

Turbiales

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.